Caso Práctico

Share

Futuro prometedor para el estadio Kashima de Japón

Kashima City, Ibaraki, Japón

El estadio de fútbol Kashima, de la prefectura de Ibaraki, es uno de los mayores campos deportivos del noreste de Japón. Situado en la ciudad de Kashima, en este estadio juegan los Kashima Antlers, equipo japonés de fútbol profesional (J-League). Tiene capacidad para más de 40.000 personas y cuenta con una elegante y hermosa arquitectura.

Los Antlers y el estadio Kashima representan a la J-League desde su creación en 1993. Siendo el equipo con más éxitos de la J-League, los Antlers han conseguido numerosas victorias históricas en este estadio y han proporcionado a sus aficionados incontables momentos brillantes. El tercer campeonato consecutivo que conquistaron en 2009 asentó a los Antlers en los libros de fútbol de Japón como el único equipo en conseguirlo en la historia de la liga.

Pilar principal de los ávidos aficionados al fútbol de la J League, el estadio Kashima suele acoger los partidos que los Kashima Antlers juegan en casa, así como numerosos partidos de la Liga de Campeones Asiática. Aunque el estadio era muy conocido en Japón desde que se construyó a principios de la década de 1990, ganó notoriedad internacional tras la Copa Confederaciones de la FIFA 2001 y el Campeonato del Mundo de 2002. Como sede del Campeonato del Mundo, el estadio Kashima se elevó a un estatus de élite entre los estadios. Debido a la repercusión internacional, millones de espectadores de todo el mundo pudieron disfrutar de la belleza no solo de los partidos disputados, sino también del propio estadio.

Entre los estadios de la J League, el estadio Kashima fue el primero en introducir un sistema de riego moderno. Con el fin de asegurar que estuviera siempre al nivel de un Campeonato del Mundo, los encargados del campo sintieron la necesidad de utilizar los mejores productos disponibles. La empresa que seleccionaron para que el césped del campo estuviera en todo momento en óptimas condiciones fue Globen Co., Ltd.

Tras revisar a fondo las necesidades del estadio y el diseño del campo, Globen se dio cuenta de que el campo Kashima era demasiado grande para los productos que se utilizaban hasta entonces. Como solución avanzada, Globen sugirió los rotores de larga distancia I90 de Hunter Industries. Los modelos Hunter I-90 alcanzan un radio de hasta 31 metros, y están diseñados para satisfacer las necesidades específicas de zonas grandes de césped, como los terrenos deportivos, parques y áreas públicas. Con ocho opciones de toberas con códigos de colores, un potente engranaje, una junta de vástago activada por agua y una tapa del cuerpo de tipo "tapa roscada" que permite un acceso rápido al tamiz del filtro, el modelo I90 ha demostrado ser una solución eficiente y duradera para el riego a grandes distancias en innumerables lugares de todo el mundo.

Además, Globen asoció la instalación de los rotores I-90 con kits Turf Cup, que llevan césped encima del vástago, de modo que el aspersor queda oculto a la vista para aficionados y jugadores una vez replegado. Los kits Turf Cup también ayudan a mejorar la seguridad en el terreno, al reducir la posibilidad de que los jugadores contacten con los rotores. Incluso los encargados de los estadios, que conocen a fondo el diseño del campo, admiten que les resulta complicado ver la posición de los aspersores debido a la buena cobertura que proporcionan los kits Turf Cup.

Mediante el uso de un plan de especificaciones que incluía 12 unidades I-90 de arco ajustable y 8 de círculo completo, se consiguió un estado óptimo del césped y su mantenimiento resulta extremadamente sencillo.

Por desgracia, justo cuando el campo estaba en mejores condiciones, tanto de aspecto como para jugar en él, el gran terremoto del este de Japón sacudió el estadio de Kashima con toda su fuerza en marzo de 2011. Los daños provocados por el terremoto provocaron la suspensión de partidos y eventos en el estadio durante varios meses.

Gracias a los esfuerzos infatigables y a la perseverancia de los encargados locales y de muchos esforzados trabajadores, el estadio Kashima se ha reparado y restaurado y ya alberga partidos de fútbol de la J League sin problemas. Y lo que es más importante: el emblemático estadio sirve como faro de esperanza y ánimo para los miles de víctimas del terremoto y el tsunami que rehacen sus vidas en Japón.

Enlaces relacionados